El turismo en México es una de las principales fuentes de ingresos y se estima que casi 4 millones de paisanos se benefician directamente de la generación de empleos de esta industria. 

El turismo en números:

 

Alfredo Benítez - Marketing Turístico

Fuente: Secretaría de Turismo

¿Y cómo se están preparando las empresas turísticas?
Sin importar que el presupuesto de promoción sea alto o bajo, una estrategia debe partir de un análisis de objetivos y metas.  
Existe una mala interpretación del término “gasto publicitario” y en la época digital este término debe cambiar por “inversión publicitaria” ya que es posible medir si nuestras campañas están dando los resultados esperados.
El día de hoy las marcas, y sobre todos aquellas que generan experiencias en los visitantes deben estar preocupadas por generar conexiones con su mercado potencial, que pocas veces conocen.
Por eso y  para que nos empecemos a poner las pilas en este asunto de impulsar el gran tesoro turístico que existe en México te preparé esta pequeña lista de las razones por las que las estrategias millonarias de promoción turística no siempre dan números verdes.

Mucha campaña, pocos objetivos

¿Qué es lo que busca la campaña publicitaria?
¿Cuánto dinero se invierte y cuánto realmente regresa en términos de aumento de visitantes u ocupación hotelera?
¿Quiero aumentar el tráfico en redes sociales?
¿Conozco a mis visitantes y puedo establecer una comunicación efectiva con ellos?
¿Necesito vender paquetes y boletos?
Toda estrategia integral de marketing turístico necesita una planificación que implique estos y más puntos necesarios.
Lo importante ante todo es establecer conexiones que te ayuden a crecer y lo más importante, es contar con un sistema que permita medir los resultados.

El turismo es sólo una parte de la economía

Hoy en día los servidores turísticos deben tomar en cuenta dos cosas muy importantes:
  1. El turismo es una fuente de ingresos ante los problemas económicos y la caída del precio del petróleo.
  2. Las circunstancias económicas que permiten el alza del dólar, esto resulta en beneficio de las empresas turísticas.
Entonces los encargados del marketing turístico necesitan establecer campañas consistentes que al corto, mediano y largo plazo realmente estén en el camino de construir una marca.

 

No necesito marketing, la gente viene de todas formas

No es lo mismo contar con paisajes increíbles, con playa extraordinarias si no hay una estrategia que permita construir esa marca que nos puede hacer conectar con visitantes de una forma duradera.

 Cuando tu tienes un producto turístico necesitas que la gente te escuche y cree en ti un sentimiento y para ello es necesario una estrategia de marketing.

¡Lo importante es que el gasto en promoción se convierta en una inversión!

¿Producto turístico? No conozco ese Pokemón…

Para construir una marca primero necesitas tener un producto a vender que sea atractivo y tenga las condiciones necesarias para provocar una experiencia memorable.

Y por memorable no significa que sea toda una aventura, que para llegar a tal playa sean necesarios dos días en burro.
Significa ofrecer extras a tu producto, servicios especiales de guías, abrir museos virtuales, compartir historias  y lo mejor, transmitir la experiencia de los atractivos turísticos por medio del Social Media.
 Para eso es necesario una estrategia que primero te permita delimitar objetivos y mantener una consistencia para crear las conexiones necesarias para posicionar tu marca en la mente y los corazones de los visitantes.

¡Ayuda! Mi producto tiene mala fama…¡Esto se va a descontrolar!

Y una de las consecuencias de una mala estrategia de marketing es que en el momento de las crisis, no existe un sustento que permita entrar a defender un destino turístico en redes sociales.

 Los smartphones de los visitantes y huéspedes  son una herramienta de comunicación que a nivel masivo puede provocar una mala reputación a la hora que documentan cosas negativas de nuestro producto turístico.
 Cuando una crítica negativa se hace viral, es más fácil enfrentar la crisis si se cuenta con un trabajo previo para crear una marca que permita sobrellevar el escándalo y remontar en credibilidad.
Pero cuando ocurre un problema de reputación, en muchas ocasiones los encargados de la promoción turística no saben cómo reaccionar y siempre lo hacen con retraso.

 squirtle¡Vamo a planear!

Atenuar una crisis resulta más barata si hay estrategias consistentes y mediciones del posicionamiento de nuestro producto turístico como marca.
 Y esto no sólo incluye a las dependencias de gobierno sino también para empresas hoteleras, parques temáticos y todo aquél producto dedicado al turismo.

¡Si te gustó este tema, no dudes en comentar!