Ciclos.

El día muere con la noche, esta termina con la luz del sol, vida y muerte, muere con el presente y el presente con el futuro.  Así como el amanecer une al día con el atardecer, y el anochecer que permite observar las estrellas, la luna y los planetas.  Nuestro sueño une nuestra vida con el despertar.

El aire, la tierra, el fuego, el agua, los elementos que nos unen.  La vida es el eslabón que nos une con la muerte.  La muerte nos une con la vida.

México se caracteriza por convivir muy de cerca con la muerte, desde los Toltecas, Mayas, Teotihuacanos, y prácticamente todas las culturas de nuestro país, han celebrado a la muerte, como un símbolo para saber vivir.

Nuestra vida es un camino, un recorrido de experiencias, en las que cada momento de nuestra existencia, tomamos decisiones, decisiones que otorgan sentido a nuestra experiencia de vida, para que al final de ella, entreguemos un enorme paquete de las mismas, para que se fundan en el más allá, el paraíso, o en el siguiente escalafón de la conciencia.

calaveras-vida-y-muerte

Cada experiencia que tenemos, se almacena en la memoria colectiva, en nuestro corazón; en cada viaje que tenemos, nos llevamos una parte del lugar, de las personas, pero también dejamos una parte de nosotros.

México es mágico.  Y la magia se percibe si así queremos.  Hay magia que es visible y hay magia que solo algunos pocos percibimos, por que así lo deseamos.  Si nos lo proponemos vemos cosas extraordinarias en eventos o elementos ordinarios.  Nos asombramos de un amanecer, de una comida, una sonrisa, un trato amable.  En ocasiones las personas son gente especial, que tiene el poder de hacerte sentir más que bien, de hacerte sentir que estás viviendo una vida afortunada.

El hecho de estar vivos, ya es un milagro.

En México festejamos la muerte

Siempre he pensado que esta afirmación es controversial.  Si es verdad que hay festivales, festejos, fiestas, lo que en realidad festejamos es la vida y tener a la muerte cerca es un recordatorio de que debemos hacer de nuestra vida, un festejo.  No solo para divertirnos, más bien festejar la vida, las sonrisas, el amor, los amigos, los encuentros y los desencuentros.  Conocer nuevas personas, conocernos más a nosotros mismos.

[su_slider source=”media: 2312,2293,2297,2295,2302″ height=”620″ title=”no”]

La muerte nos enseña a vivir.

Todos vamos a morir, claro, a menos que seas vampiro, y hay que aprovechar el tiempo de vida que tenemos, para usarlo como mejor consideremos.  Conocer los mejores lugares, comer la mejor comida, tener las mejores experiencias.

Xcaret,  una experiencia de vida y muerte

20141102_175757-MOTION

Si de celebrar se trata, los mexicanos somos expertos.  Y expertos en organizar un festival, definitivamente Xcaret.  Más de 40 mil visitantes en 3 días, que fueron testigos de una organización impresionante, en la que desde el momento que pisas la entrada al parque, ya sabes que no es un evento cualquiera.  La transformación del parque es total, millones de flores de Cempazúchil:

La flor de cempazúchil es la flor de la planta tagetes erecta, también llamada tagete o clavelón de la India. En México es conocida como la flor de los muertos o cempaxóchitl. La palabra “cempazúchil” proviene del náhuatl y significa “veinte flor” o “flor de veinte pétalos”.

En México se utiliza como decoraciónofrenda ritual el Día de los Muertos. Es habitual utilizar los pétalos para marcar en el suelo el camino que deben seguir las almas de los difuntos hacia los altares domésticos levantados en su honor. Esto se debe a que tradicionalmente se decía que sus pétalos guardaban el calor del sol e iluminaban el camino de regreso a los difuntos.

Los pétalos también se emplean para formar collares que simbolizan “bienaventuranza”.

En cuatro días, tienes toda una experiencia multisensorial enfocada en un solo concepto: Festejar la Vida y la Muerte.  Desde maquillaje, hasta espectáculos de alto nivel como escuchar en vivo a Fernando de la Mora o Ignacio López Tarso.

Muchas personas no saben de este espectacular evento que te permite experimentar en cada momento el sentir mexicano de la vida.  Gastronomía exquisita, vinos, aguas frescas y comida regional, que en esta 9a versión la presencia fue de Michoacán, uno de los Estados de nuestro México que más tradiciones tiene y su gastronomía, que te cuento, es absolutamente adictiva y deliciosa.  hasta Luis Maram comió tacos de larva de avispa.

 

[su_slider source=”media: 2311,2307,2306,2304,2303,2302″ height=”620″ title=”no”]

 

– El poeta le preguntó a la muerte: ¿Dime muerte, qué hago?

– la muerte le respondió: VIVE

 

Quiero agradecer profundamente a Raphael Paredes, Anamari Irabien, Iliana Rodríguez, David Iturbe, Leo Priego, todas las atenciones, calidez,  calidad y la experiencia única de compartir con ustedes este evento extraordinario, así, cómo ustedes.

[su_slider source=”media: 2335,2332,2331,2330,2329,2328,2327,2326,2325,2324,2323,2322,2321,2320,2319,2318,2317,2316″ link=”lightbox” height=”620″ title=”no”]

 

Obviamente a mis compañeros de viaje, saben quienes son.