Estrategia es una de esas palabras que por más que se usan, no pierden su valor.  

Muchas veces se habla o escribe sobre el arte de la estrategia, la ciencia de la estrategia, la estrategia de la seducción, estrategia comercial, estrategia fiscal, estrategia financiera, estrategia de engagement, de branding, y bueno, puedo hacer una lista de todas y cada una de las áreas de nuestra vida en las que se puede usar una estrategia.

La gran realidad, es que hablar de estrategia siempre es hablar de nuestro propio pensamiento y resolución de problemas.

De la RAE:

estrategia.
(Del lat. strategĭa, y este del gr. στρατηγία).

1. f. Arte de dirigir las operaciones militares.
2. f. Arte, traza para dirigir un asunto.
3. f. Mat. En un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Ahora bien ¿de que se compone una estrategia y para que diablos sirve tener una?

Una estrategia nos sirve para lograr un objetivo.  Aquí es donde muchas veces, algunos nos confundimos ¿no es acaso lo mismo una estrategia a un objetivo, o un objetivo y una meta?

La estrategia es una conexión

La estrategia, es el puente que permite que lleguemos de donde estamos hasta donde queremos llegar.

Es cambiar lo qué es por lo que quieres que sea.

Así de fácil.  Una estrategia es la vía más rápida o efectiva para lograr un objetivo.  Es por eso que hay estrategias para todo prácticamente.  Prueba de ello es que muchas veces, hemos realizado estrategias quizá sin saberlo.

puente chino

Una de las clásicas es cuando quieres enamorar a alguien.

En todas las ocasiones que te lo permitan las circunstancias, tratarás de dejar una buena impresión en tu objetivo, perdón, en la persona que te interesa.

Investigas sobre ella (la persona) observas, y vas identificado o haciendo un inventario de que cosas le gustan o no, y cómo puedes llamar su atención o la puedes hacer reír; vas conociendo sus gustos y disgustos y sigues así.  En muuuuchas ocasiones esto lo hacemos de manera intuitiva o inconsciente.  Pero ahí es en donde entra el arte, la ciencia, sistema o la metodología de la estrategia, por nombrarla de alguna forma.

Elementos para una estrategia

Desde que el hombre es hombre, ha diseñado estrategias absolutamente para todo, para sobrevivir, para crear cosas, para vender, para comprar, para seducir, para enamorar, para lograr lo que le hace feliz, o en muchos casos, lo que hace feliz a un grupo de personas.

La estrategia comienza con un objetivo

¿Qué  quiero lograr? esta simple y poderosa pregunta, es la que va a dirigir absolutamente todo lo que desarrollemos posteriormente para diseñar nuestra estrategia.  Por ejemplo, en 1969, Estados Unidos llevó el hombre a la luna.  ¿qué es lo que querían? Eso precisamente, llevar el hombre a la superficie de la luna.  ¿Se había hecho antes? No.  ¿Se podía hacer? No sabían.  ¿Lo lograron?  Parece que sí.

Cuando le decimos a nuestra mente: “Quiero lograr esto” ponemos toda nuestra mente a trabajar.  Y esta pregunta, es la que nos lleva a las siguientes:

¿Cómo puedo lograrlo?

Aquí comenzamos a identificar los pasos y recursos necesarios para poner en movimiento a esto que llamamos realidad.  Ideas, tareas, pasos, acciones, decisiones.

¿Con que recursos cuento?

Es clave, quizá quieras llegar a la luna, pero no tienes los recursos suficientes para lograrlo.  ¿Cómo puedes obtener esos recursos? Ajá, ahí hay oportunidad para otra estrategia.  Aquí debes considerar todos los recursos que tienes para lograr tu objetivo:

• Económicos

• Humanos

• Habilidades

• Actitud

• Tecnológicos

• Geográficos

• Mentales

• Tácticos
¿Ya se ha hecho antes?

Un poco de historia siempre cae bien, sobre todo si se trata de evitar errores pasados o de reproducir el éxito de alguien más.  Algo de investigación es fundamental para desarrollar cualquier estrategia.

¿Hay algo parecido?

Complementa la pregunta anterior.  Podemos investigar si hay alguien que realizó esto que queremos lograr, y aprender de su estrategia, no para copiarla, por que cada estrategia tiene circunstancias, gente y recursos distintos, sin embargo, el conocer cómo otros logran sus objetivos, siempre enriquece nuestras estrategias.

Interna o externa

Las estrategias las podemos aplicar hasta con nosotros mismos.  Si queremos modificar alguna conducta o comportamiento, podemos diseñar estrategias que nos ayuden a lograr nuestro objetivo.  Al fin de cuentas una estrategia, bien implementada, nos dará un resultado.

El resto de la semana, estaré escribiendo sobre estrategia, y cómo aplicarla en marketing, comunicación, videomarketing y para desarrollar tu marca personal.