Una marca es una estrategia, una estrategia de marketing es una percepción.

El marketing no ha cambiado, lo que han cambiado son los medios.  Cada nueva plataforma digital, ofrece nuevas formas de interactuar con muchas personas, de diferentes segmentos, clases, intereses, tribus, nacionalidades y profesiones.

Generar valor mediante nuestra vida

Es cada vez más necesaria la generación de valor para los demás, el que estemos enfocados básicamente en dos cosas:

1. Generar valor para los demás: nuestra comunidad,  audiencia,  familias, clientes

2. Generar valor y riqueza para nosotros

Ahora bien, mientras más valor estemos generando para nuestro entorno, con un auténtico interés de servicio a los demás, es mucho más fácil que la gente vaya reconociendo el valor de nuestras actividades profesionales, sociales y el impacto que podemos dejar en las personas.  Recientemente me han contactado amigos de tiempo atrás, que requieren de mis servicios, y me recuerdan con bien.

Esto es más fácil decirlo que hacerlo.

Todos tenemos buenos y malos días, tenemos buenos y malos ratos, sin embargo cuando tenemos un objetivo, es un poco más fácil actuar en consecuencia y saber elegir con efectividad.

¿Cómo construyo mi marca personal?

El marketing es una batalla de percepciones, el branding es una estrategia de comunicación de marca, que permite dirigir una secuencia de estímulos hacia una audiencia específica, en donde cada mensaje, elemento, diseño, interacción, cuenta para la construcción de un mensaje más grande.

Nuestra propia marca, o el personal branding.  Este personal branding, es una excelente forma de autodescubrimiento, ya que permite el encontrar nuestras fortalezas, valores, deseos y habilidades, y ponerlos a trabajar para los demás.

Esto al tiempo que vamos construyendo una percepción en la mente y el corazón de las personas.

Si eres alguien que únicamente se queja, no es propositivo, no le interesan las vidas de los demás, impuntual, y piensas que eres el centro del universo… la vida te puede dar algunas lecciones más que interesantes.  Y lo digo por experiencia propia.

Define tus valores de conducta

Los valores son estos conceptos que cada generación dice de la siguiente “las nuevas generaciones carecen de valores”… sin embargo, estos valores son universales, y en algunos momentos son más visibles que en otros, pero generalmente, los tenemos en nuestra naturaleza, simplemente hay que identificarlos, y ponerlos en claro para saber que somos o actuaremos en consecuencia con ellos.  Algunos valores pueden ser:

  • Transparencia
  • Honestidad
  • Responsabilidad
  • Integridad
  • Verdad
  • Bondad

De aquí sucede eso que te comento, seleccionas tus valores, por ejemplo, la integridad, y toda tu existencia gira alrededor de este valor, entonces te facilitas a ti mismo la toma de decisiones, ya que no harás acciones que vayan en contra de esa integridad, ya que te harían sentir mal.

Es sumamente importante identificar tus valores y mantenerlos muy presentes en tu vida.  Te ahorrarán muchos dolores de cabeza.

Define tu posicionamiento

Tu posicionamiento es ese lugar al que pretendes llegar, es eso que la gente dice de ti cuando no estás, es un súper efecto de comunicación, que es dinámico y es relativo, ya que cada quien tendrá su propia percepción de quien eres, debido a las diferentes experiencias que tendrá cada una de ellas contigo.

Aun así, el posicionamiento es una estrategia que TU DIRIGES, y esta debe estar fundamentada en tus valores, y también en tus HABILIDADES, EXPERIENCIA Y EVIDENCIA.

El objetivo es que cuando piensen en ti digan “Alfredo es un tipo my profesional, creativo, honesto y sabe mucho de marketing” o “necesitamos a alguien que resuelva este tema de posicionamiento, ¿quien es el mejor?” y si alguien de esa reunión te conoce, pueda expresarse bien de ti.

Identifica tus habilidades clave

Todos estamos bien dotados de habilidades, en diferentes áreas personales y profesionales, recomendable que hagas un inventario de ellas, de absolutamente todas, y en algun momento, las cotejes con gente de confianza que avale estas habilidades.

Algunas de ellas pueden ser tus habilidades adquiridas durante la universidad, o en tus trabajos, desde saber escribir fluidamente en una computadora, hasta la edición de video, resolución creativa de problemas, pensamiento estratégico, organización de eventos y cualquiera otra que consideres te pueda servir para lograr tus objetivos de posicionamiento.  En este punto, todo suma.

¿Cómo valido mis habilidades?

Para esto necesitamos construir nuestra evidencia.  Nuestra evidencia es todo aquel evento, que compruebe que efectivamente cuentas con esas habilidades, aquí el social media, juega un papel importantísimo para distribuir y difundir tu mensaje, además de todas la relaciones que vayas construyendo a lo largo de tu carrera personal.

Recuerda que todos estamos aquí para escribir una historia, escoge y define bien qué es lo que quieres construir con tu vida, que se convertirá en tu reputación y tu marca personal.

Consistencia y perseverancia

Quizá no sean dos de mis palabras favoritas, sin embargo, son extremadamente importantes para que tu marca personal despegue.  Mientras más pronto puedas definir como quieres ser percibido por los demás, más pronto comenzarás a desarrollar la evidencia, experiencia y habilidades que necesitas para que tu marca personal, se vaya fortaleciendo.

Absolutamente todo lo que nos rodea, está en cambio y movimiento constante.

Nada está estático, lo mismo aplica a nosotros, tenemos que estar siempre en movimiento, y trabajar lo más consistente y perseverantemente posible para ir construyendo, de manera paulatina, nuestra marca personal.

Te invito a que comiences a construir tu marca personal, definir tu estrategia de personal branding y comiences a poner tus talentos al servicio de los demás.  Verás que más pronto de lo que te imaginas, el poder de esta herramienta estará proporcionando gratas experiencias en tu vida.

Comenta y comparte.  Un abrazo.