Estamos condenados a la innovación.

Eso lo sabemos.

Vivimos en un mundo de percepciones y marketing.

Eso lo sabemos.

Mejor contenido, mejor historia

El contenido, es precisamente la estructura de la que se componen marcas, historias y personas. Cada vez que generamos un contenido producido y editado por nosotros mismos, ponemos una escena en nuestra historia. La generación de contenido de valor para nuestra audiencia, es una autopista que se va construyendo conforme generamos valor. ¿y cómo saber si estoy generando valor?

Conoce a tu audiencia

Si, seguramente la conoces, ahora, lo que digo es que REALMENTE puedas conocer a tu audiencia. Conocerla no solo es saber su nombre, edad, preferencias e intereses. es ir mucho más allá. Es lograr un profundo entendimiento de la gente, mediante la empatía. El podernos imaginar realmente como vive, de que habla, en donde piensa, que dice y que hace. Solo cuando entendemos a nuestra audiencia podemos establecer una conexión real.

No hay nada más impersonal que desconocer por completo a tu audiencia.

Ahora bien, si ya sabes y conoces al punto de la transparencia total a tu audiencia ¿qué les vas a decir?

Define tu mensaje

Pues si, pero ¿cómo? ¿Cómo saber que comunicar de ti, tu marca tu producto, tu organización? Eso es un punto elemental en la estrategia de contenidos.  Cuando logras definir tu mensaje, es como encontrar el Santo Grial de la comunicación.  Una vez que encuentras el mensaje que quieres transmitir a tu audiencia, este concepto o beneficio, será la columna vertebral que conecte con todos y cada uno de los elementos de contenido que desarrolles.  Al fin de cuentas, estamos conectados.

Define tu estilo

Cómo en toda música, moda, diseño, hay estilos.  Encuentra el tuyo analizando y definiendo tu personalidad de marca.  ¿Cómo es la voz de tu marca?  Es cálida, o es áspera.  Es muy robusta y varonil, o más bien eres un hipster.  Todo es válido.  ¿O tu estilo es ecléctico?

Lo importante aquí es que tu estilo, te ayude a difundir tu mensaje.  El estilo es tu empaque, el contenido es el cereal.  Define diseño, colores, palabras, música.  Visualiza la historia de tu marca en una pantalla.  Hazlo. Además de divertirte, desarrollarás tu imaginación y podrás ver mejor.

hipster

Diseña una persona

Hay una metodología que nos ayuda a entender bien a nuestra audiencia.  Genera una “ficha técnica” de las personas a las cuales te vas a dirigir.  Ponle nombre y diseña y resume todo lo que viste al momento de estar conociendo a tu audiencia.  Ponlo sobre papel, lo imprimes y literalmente, puedes tenerlo de referencia para cualquier contenido que vayas a generar.

Pregúntate ¿este contenido, realmente le va a servir a Rododendro <—el nombre de la persona.  O le puedes llamar como sea.  Lo importante es tener la referencia para saber si la persona que es tu audiencia, estará contenta, feliz, interesada, clarificada, enamorada o encantada con tus contenidos.

Participa y comparte

El contenido es una conexión.  Conecta a tu mensaje con tu audiencia.  En este momento tu y yo estamos conectados mediante estas palabras.   Lo evalúas, lo consideras y, si lo encuentras útil, entretenido, o que contribuye contigo, lo compartes.

El contenido es colectivo.  Comparte tus talentos, y los de otros.

 

Y por cierto, te invito a suscribirte a mi newsletter, para que recibas estos contenidos que seguramente, te darán al menos, ideas para construir tu marca personal, o la de tu empresa.

 

Saludos desde aquí.  Gracias.