Ayer mientras estaba sentado en mi sillón favorito (si, tengo uno) me topé con un artículo en Soy Entrepreneur que citaba a Seth Godin, uno de los escritores y empresarios de marketing del mundo 2.0, aquel que acuñó el término de “Permission Marketing” que empezó como muchos de nosotros, con nada. El, cómo muchos autores, tiene duras rutinas y hábitos de trabajo, que muchas veces a los especímenes creativos como yo, no se nos dan tan fácilmente, o al menos eso pensamos.

En las últimas dos semanas, leyendo en el iPad, observé que tengo varios libros de Seth Godin, inclusive, algunos audiolibros (The Purple Cow) y en la mayoría de ellos noto que lo que realmente ha hecho el buen Seth (claro, es mi amigo :P) es analizar desde su propia perspectiva lo que el considera que le está funcionando para hacer realidad sus objetivos.

¿Y qué es lo que le funciona?

Uno de los puntos que noto es que cada libro es una invitación a hacer.  Hacer algo.  No solo tener buenos deseos si no realmente poner a trabajar a la imaginación, nuestra propia personalidad y comenzar a producir algo lo más pronto que podamos.  Es una invitación constante a romper nuestras barreras del miedo y arrojarnos, aventarnos o simple y sencillamente, conectar con quienes somos, y proyectarlo al exterior.  Ahora más que nunca, el mundo permite cualquier cosa para destacar, simplemente recuerda al Harlem Shake o a Psy con el Gangnam Style…

Esto no es todo, en otra lectura, autores dedicados a la creatividad, y no solo diseñadores o publicistas, sino autores de libros, capacitadores, youtubers y demás, exponen sus “secretos” para lograr hacer las cosas bien y ser mejores en lo que hacen todos los días. <— Esto es parte de ese secreto: Hacer algo todos los  días.

Una rutina se construye en la consistencia y la persistencia

¿Rutina? que palabra tan horrible, pensarás, …¡los creativos no tenemos rutinas…! gritarás….Alfredo Benítez a la hogueraaaa! ok, quizá no tanto así, PERO, las RUTINAS NOS DAN PODER.  Si así es PODER.  Nos otorgan poder de concentración en lo que estamos haciendo.  Nos dan el poder de conocernos más a nosotros mismos, a trabajar en algo aunque no tengamos ganas de trabajarlo.  Las rutinas nos dan esa estructura que necesitamos para construir lo que queremos construir: nuestro proyecto de vida.

El buen Seth y otros creativos y gurús de estas áreas como Scott Belsky (el creador de Behance) saben que ser creativo es más que una habilidad o “Don” es una responsabilidad.   El tener la capacidad de crear, de imaginar de yuxtaponer, de escribir, de hacer, te pone en una posición en la que si no estás haciendo algo con tus talentos, sabes que estas perdiendo el tiempo, y si pierdes tiempo, estás perdiendo dinero.   Y no estamos para perder ninguno de estos preciados recursos.

La clave es la concentración

El que mucho abarca, poco aprieta dicen en México.  Y cientos de veces he comprobado, cuando mejor me siento y cuando mejor me va económicamente hablando, es cuando estoy concentrado en pocos proyectos personales, pero decididamente enfocado a sacarlos adelante.  Hay dos formas de lograr tus propios proyectos y una de ellas es teniendo una fecha límite para hacerlos y respetarla como si fuera de vida o muerte jajaja..ok exageré pero si tomar a esa fecha como un límite para hacer las cosas.

El mes pasado lancé un Webinar llamado “The Social Media Strategy” y lo estructuré todo en dos semanas.

Primero, definí la fecha en que calculé podría hacer el evento.  E inmediatamente después, lo hice público.  Al hacerlo público ya no había marcha atrás, o lo hacía o quedaría como un pelmazo (literalmente).

Estuve trabajando día y noche en el proyecto, la plataforma tecnológica, los videos, las presentaciones, las invitaciones.  Fue exhaustivo.  Sin embargo, el resultado fue muy satisfactorio.  ¡220 personas asistieron al webinar!  Fue un logro para mí, y me sentí satisfecho.  Concentración total en un solo proyecto.

La otra forma de concentrarse, es trabajar en bloques de tiempo bien definidos, todos los días en la misma actividad.  Y eso es precisamente lo que pretendo hacer a partir de este momentoEstoy con la firme convicción de escribir un post diariamente, para reeducar a a mi mente que quiero escribir todos los días.  Y  quiero que me ayudes.  Simplemente necesito que al final, dejes un comentario para saber que alguien me lee (las analíticas sirven, pero me motivan más los comentarios)  Así me ayudarás enormemente.

Captura todos tus compromisos

Esto es algo que se me hizo extraordinario.  Pase lo que pase, debemos de capturar todos nuestros compromisos, tanto los propios como los de los demás.  Llevo dos semanas haciendo este ejercicio con una herramienta que se llama Any.Do.  Hice dos carpetas de tareas o de compromisos en este caso:

1. Mis compromisos: aquí capturo todas las tareas, acciones, pendientes y demás asuntos que son importantes para mí

2. Mis compromisos con otros: aquí he capturado cada compromiso que he acordado con alguien más, devolver una llamada, responder un correo, llamar para dar seguimiento, enviar algún archivo, y así.  Los apunto con fecha y hora y además les agrego una alarma para que suene en todos mis dispositivos.

notas-creativas

Días largos, años cortos.

¿Verdad?  En muchas ocasiones y sobre todo cuando trabajas de forma independiente, tienes tu propia empresa o trabajas para alguna, los días se pueden hacer muy laaaaaaaaaaaaargos.  Pero conforme va pasando los meses, te das cuenta de que los años son muy cortos y pasan muy rápido y un día te ves al espejo y te das cuenta que tu cabellos se trasladó al lugar de tu barba 😛 . Cuando estamos en conexión con nuestros sueños, nuestros objetivos, nuestras metas, las de nuestra familia, las cosas se van acomodando y poco a poco podemos, como si fuera Play Doh, ir modelando nuestra realidad.   Es importante, muy importante tener…

Claridad en nuestros logros/objetivos/metas

Esto sonará trillado, es verdad, sin embargo, creo que es súper relevante e importante, ya que aun hay cientos de miles de personas que no han clarificado que es lo que quieren hacer con sus vidas.  Y no digo que esté mal, simplemente creo que podemos dirigir un poco el rumbo de nuestros días, si tenemos algo de claridad con nuestros objetivos, y estos hasta este punto de mi vida, en muchas ocasiones se hacen realidad, con el paso del tiempo.

Escribir agudiza la mente

Algo que muchas de las personas que admiro (empresarios, escritores, blogguers, youtubers y personajes históricos) es que TODOS comparten un hábito espectacular: ESCRIBEN.  Escriben sus ideas, sus pensamientos, sus estrategias, objetivos, sentimientos, deseos, proyectos… quiero aclarar, no necesitas ser un Gabriel García Márquez para escribir, lo importante es tener el hábito de escribir regularmente, una vez más, para CONECTAR con nuestras ideas, nuestros pensamientos, así clarificar y ordenar nuestra mente.   A nuestras mentes les agrada el orden.  Observa a tu alrededor… ¿te gusta lo que ves?

Recuerdas la última vez que arreglaste un cajón con cientos de papeles, o cuando ordenaste todos los archivos de tu escritorio en carpetas, esa sensación de bienestar es la que se adquiere cuando escribimos.  ¿Faltas de ortografía? Hay correctores automáticos.  El punto aquí es que conectemos con esas fortalezas que tenemos, mediante el vaciado de ideas a un medio escrito.

 

¿Por que es una economía de la conexión?

¡Qué buena pregunta acabas de hacer!  La economía de la conexión va en varios sentidos:

1. Cuando conectamos con nuestro verdadero yo, con nuestra personalidad, y extraemos lo mejor de ella, para hacer lo que realmente nos apasiona o cuando menos nos gusta, estamos conectando con nosotros mismos, nuestros valores y nuestra marca personal, y ponemos al servicio de los demás lo que sabemos y queremos hacer realmente, desde el corazón.

2. Cuando conectamos con otras personas, y estamos enfocados, encontramos mejores formas de satisfacer las necesidades de los demás, si conocemos bien a nuestra audiencia, nos permite conectar más allá de la superficie.

3. Cuando nos ponemos en el lugar del otro, de la persona que tenemos enfrente e imaginamos de que forma, con lo que nosotros sabemos, y podemos hacer, somos capaces de poner a su disposición esas habilidades que ayudarán a alguien más a lograr sus metas, sueños o lo que desee conseguir.

4. Cuando llegamos a ese punto, es cuando podemos entonces establecer una conexión económica, un intercambio que beneficia a ambas partes… Es verdad, en muchas ocasiones el mundo se ve del color con que tu lo veas, y ahí es en donde entra el poder de las rutinas; si estás dispuesto a trabajar por tus proyectos, tengas ganas o no, te convertirás en un profesional más pronto de lo que crees.

Gracias por leer, compartir y comentar.

Un abrazo.