¿Cómo se si estoy llevando una estrategia? ¿Y mi estrategia personal? ¿Mis marcas tienen estrategia? ¿Son mis marcas una estrategia?

Hablando de la palabra “estrategia” además de que es una palabra un tanto gastada, sobre usada y mal empleada en algunos casos, considero que sigue teniendo la fuerza para imaginar o visualizar algo que es de gran importancia cuando la usemos en nuestro lenguaje cotidiano.

Existen estrategias de aprendizaje, de seducción, de mercadotecnia, de contenidos, de redes sociales, de locución, de fotografía, de comunicación, y así puedo enlistar un sinnúmero de áreas, disciplinas y eventos en los que una “estrategia” ayudó a materializar esa realidad que estábamos persiguiendo.

Una marca es una estrategia, no una táctica

Empezamos por el principio. Una marca como tal es ese sentimiento que tenemos respecto a un producto, servicio, lugar o persona. Es una constelación de sensaciones, emociones, imágenes simbólicas, experiencias sensoriales que se forman en la mente y corazón de las personas, que tienen o han tenido un contacto con nuestra marca.

En un mundo saturado de información, la gente termina valorando más el sentimiento que la información.

Es decir, así como se sientan respecto a mi marca, será la percepción que tengan de ella. Una marca se construye en la mente y el corazón de quien la contacta, de quien participa con ella, de quien establece una interacción, desde cualquier perspectiva, con lo que representa y comunica mi marca.

La percepción es la realidad.

 

Muchos de los que me leen, saben que me apasiona el diseño, que más de 15 años de mi vida, el diseño ha sido lo que me ha mantenido inclusive como agencia premiada y con varias apariciones en revistas nacionales (A! diseño y Merca2.0). El diseño es una herramienta que genera sentimientos positivos hacia las marcas. El diseño es un lenguaje que le habla al corazón, a las emociones directamente, sin pasar por la mente. Al diseño lo sientes, y el diseño modifica las percepciones que tenemos, las transforma y las dirige hacia donde queremos que se vayan, formando así una nueva realidad.

 

¿Y la sombrilla?

 

La sombrilla de la marca, es el que podamos establecer una estructura estratégica basada en valores, características, emociones y objetivos, como queremos ser percibidos. Y esto es extremadamente útil cuando tenemos una marca grande que sirve de sombrilla o paraguas para otras marcas que dependan o se cubran con la marca paraguas o sombrilla.

 

Por ejemplo, Apple y Google, son una gran marca sombrilla, y todas y cada una de las marcas que dependen de ellas: Gmail, iPad, Drive, IPhone, son marcas que están vinculadas directamente con la marca madre o sombrilla.

 

¿Como aplicar esta estrategia en las redes sociales?


Si tu o tu empresa cuentan ya con presencia en redes sociales, lo más importante es que definas claramente los objetivos y valores que caracterizan a tu marca digitalmente. A partir de este punto, la idea es alinear a toda la gente que colabora contigo a que pueda contribuir y desarrollar sus propias marcas personales, alrededor de tu marca.

¿Por qué es importante? En primer lugar, por que la exposición que tendrás como marca sombrilla será mucho mayor y estará apoyada por tus colaboradores, que de alguna manera son embajadores de tu marca. Además si ellos se convierten en líderes de opinión, y en algún momento se separan de tu empresa o marca, el liderazgo y su marca personal se la llevan a donde sea que emprendan vuelo.

Imagina entonces que tu marca es sombrilla, y que tus directivos son líderes de opinión, y que tus gerentes también lo son, o tu Sommelier o tu Concierge, lo que vas a tener al final es una gran marca sombrilla y todos los que la forman, son parte de ella, aunque también son marcas individuales, que fortalecen a la marca sombrilla. ¿Me explico?

En el caso de que tu trabajes para alguien más, también es conveniente que construyas tu marca personal. Es un activo que va creciendo y se forma con todas las acciones que realizas en tu vida, tanto física como digital. Si te tomas enserio, en verdad te invito a convertirte en una marca personal. Estamos en una nueva era de dar, de compartir, y que mejor que compartir lo mejor de nosotros mismos. Al fin de cuentas, existe el karma digital 😉 y todo lo que haces se te regresa.

Ayudar a construir otras marcas mientras construyes la tuya es una excelente forma de ayudar y ayudarte a ti mismo.

Espero ser de utilidad, te agradeceré tus comentarios y el que compartas el artículo.