¿Sabes que más del 90% de las decisiones de compra se basan en la confianza?

 

¿Que tu reputación como persona construye una serie de asociaciones que te definen ante los demás? ¿Que cada acción que realizas en tu empresa, trabajo, comunidad o digitalmente construye tu marca personal? Las marcas más poderosas de nuestro planeta saben que sin sus marcas no serían nada, que al final una marca es un nombre, y toda una constelación de asociaciones, significados, imágenes y emociones articuladas que te hacen sentir una relación con la marca.

En este artículo encontrarás una breve guía para definir, dirigir y poner en acción una estrategia de construcción de marca personal que te ayude a mejorar la forma en que te perciben los demás mientras trabajas en lo que más disfrutas hacer.

Branding Personal, ¿a que genio se le ocurrió que podíamos convertirnos en una marca? La primera vez que leí acerca de la marca personal, fue en un pequeño libro de Tom Peters, publicado en 1997 que se llamaba Usted Como Marca. En ese entonces yo estaba como director de mi empresa, desarrollando estrategias y arquitectura de marcas para varias empresas.  La arquitectura de una marca es la proyección de una serie de valores, asociaciones y acciones,  que definen el futuro de la misma.

Una marca es comunicación

La comunicación desde siempre ha sido un factor estratégico para el ser humano.  La comunicación permite transmitir de una persona a otra o a miles de personas lo que hacemos como lo hacemos.  Y aquí hay una máxima que si no conocías, cambiará tu forma de ver el mundo:

Absolutamente Todo Comunica.

Así es, desde tu peinado, tu reloj, el color de tus pantalones, la forma en que miras, en que hablas o te expresas, todos y cada uno de los elementos que nos rodean, nos comunican su naturaleza, sus valores, su personalidad.  Una botella de Coca-Cola ¿que crees que te comunique? Quizá pienses “Este Alfredo seguro bebió algo que afecta su mente” y la verdad es que casi no tomo, solo un vinito y una cerveza acompañada de ceviche, pero esa es otra historia…

La botella de Coca-Cola tiene una silueta única, que ya está más que marcada en nuestro subconsciente.  Y no solo eso, que toda la comunicación que coca-cola ha hecho en su existencia, ha sido y seguirá siedo para que pensemos y sintamos que una Coca-Cola = Felicidad.

Ok, te preguntarás y como hago yo para convertirme en una Coca-Cola

El mundo está más que preparado para cosas diferentes, innovadoras, únicas e irrepetibles, como cada uno de nosotros

Bien vamos por partes.

1. Quien eres

Para definir adecuadamente una estrategia de marca personal o personal branding, es necesario que sepas quien eres.  Y la única forma de averiguarlo es teniendo una introspección, hacer una lista de tus valores, creencias, gustos, pasiones, habilidades y talentos, así como los conocimientos y experiencias que tengas.  Es definir que SI ERES y que NO ERES.

Con este ejercicio obtendrás claridad respecto a ti, a lo que crees y como haces las cosas.  Este es el principio para crear una estructura estratégica de comunicación de marca personal.  Puedes definir varias listas: personal, laboral, profesional, en mis relaciones, escuela, comunidad, etc.  Mientras más amplia, más claridad.

Esto lo podemos definir como un “inventario personal

Tiempo aproximado 60-120 minutos.  Sugerencia: No te distraigas durante esta sesión, apaga tu celular, no respondas correos o llamadas.

 

2. Quien quieres ser

En este punto, es en donde defines, hacia donde quieres llevar a tu persona, a ese sistema que está compuesto de espíritu, mente, corazón y obviamente, tu cuerpo.  Es decir, tienes que definir cual es el rumbo que quieres tomar, para que a partir de esos objetivos, definas algunos pasos para llegar a ese punto.  Realmente no te será tan difícil si hiciste el paso anterior.  Aquí puedes investigar en internet, basado en tus gustos y pasiones, tendencias tecnológicas, económicas, laborales para ubicar y tener referencias de hacia donde se están dirigiendo las cosas.

 A fin de cuentas cada uno de nosotros es una historia, y tu eres quien la dirige.

En este paso recomiendo que escribas y anotes las ideas que te vengan a la mente.  La idea es que al final, puedas terminar con una sola frase sobre quien quieres ser.  Algo como “Seré un mercadólogo creativo y dinámico que use sus habilidades para ayudar a empresas de alta tecnología a sus objetivos” este es un objetivo real, pero no es el mío.  Aquí tienes que encontrar, basado en tu análisis, que es lo que quieres ser para trabajar y construirlo.

3. La personalidad de la marca

Creo que es la parte más divertida del proceso.  Aquí es en donde defines tus límites, y como su nombre lo indica, defines la personalidad de tu propia marca.  Cada uno de nosotros  está dotado de infinitas características, talentos y habilidades, y depende de nosotros usarlas para el beneficio y servicio de los demás, y en consecuencia, vendrán las recompensas.  En este punto es importante definir lo siguiente:

  • Tu estilo al expresarte (cálido, sobrio, profesional)
  • Tu estilo de vestir (jovial, formal, informal, creativo, trendy)
  • Tu forma de hacer las cosas (bien, muy bien, pro, super pro, wow)
  • Tu manera de relacionarte (familia, amigos, gente de empresas, colaboradores)
  • Tu identidad digital (que compartir, como relacionarte, tu sitio web, fotos, lenguaje)

Y bien ya que tienes esta parte terminada.  Pasas a la acción.

4. Tu plan de acción personal

Este plan, debe de ser tu guía para la acción.  En el defines quien eres, quien no eres, quien quieres ser, tu personalidad, y comienzas con una pregunta.  ¿Qué debo de hacer para crear esta realidad? ¿Cuáles son los primeros pasos que debo realizar para construir mi marca personal? Si te haces estas preguntas de manera regular, las respuestas aparecen, de ahi que es necesario el tener a la mano tu plan de acción personal, para que cada vez que se presente una oportunidad, sepas si te acerca o te aleja de tus objetivos.  Esto es importante: Cada acción y decisión que hagas, TE ACERCA O ALEJA DE TUS OBJETIVOS.

 

alfredo-benitez-branding

5. Una marca es una estrategia de largo plazo

Si estabas pensando que al leer este artículo ya estaría tu marca lista, tienes un problema de paciencia (Como muchos de nosotros, yo incluído ;))  La realidad es que hay que ser constantes, perseverar y seguir dirigiendo nuestras acciones para que se vaya construyendo nuestra marca.  Tú eres tu propio límite.

Te puedo compartir que hace algunos años, hice estas acciones que te comparto, y la verdad he conseguido muchas de las cosas que quería, otras no.  Sin embargo, tengo un programa de radio, escribo en dos periódicos, y de cuando en cuando me entrevistan o me piden opiniones.  Supongo que no lo estoy haciendo tan mal.

Te invito a que pongas en práctica lo que te he compartido, mi deseo es ayudar al mayor número de personas posibles a que construyan sus marcas, usando las tecnologías sociales.  Estoy para servirte.  Puedes invitarme a una impartir conferencias o cursos en tu empresa.